Cambiamos la actividad de este Blog a www.imvalencia.com


Hemos preparado un nuevo Blog con una apariencia más atractiva.

Podréis seguir leyendonos en www.imvalencia.com. Os esperamos

Nuestro nuevo Blog www.imvalencia.com

Nuestro nuevo Blog http://www.imvalencia.com

Publicado en Creatividad e Innovacion, La figura del Interim Manager | Deja un comentario

Los resultados del Blog sobre Interim management Valencia en 2011


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 12.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 4 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en La figura del Interim Manager | Deja un comentario

Felices fiestas a todos nuestros lectores


Felices Fiestas de parte del Blog sobre Interim Management Valencia

Felices Fiestas de parte del Blog sobre Interim Management Valencia

Publicado en La figura del Interim Manager | Etiquetado | Deja un comentario

Janus, el dios de las dos caras, observa nuestro cambio


Janus el dios de loas dos caras observa nuestro cambio

Janus el dios de loas dos caras observa nuestro cambio

Edwing Lang, el creador de Polaroid comentó cierta vez que “No sólo necesitamos nuevas ideas: necesitamos dejar atrás las viejas” . Y para ello opino que resulta decisivo no perder de vista tanto la situación pasada como el prometedor futuro que se nos avecina.

En bastantes proyectos que abordo en calidad de Interim Manager, encuentro como las personas que se ven afectadas por cualquier tipo de cambio adoptan de forma bastante clara una de las dos opciones posibles: O bien lo abrazan ilusionados, con la esperanza de quien evoluciona hacia un futuro en el que consideran que estarán mejor; o por el contario ante ese futuro en el que desembocará el proceso de cambio, se resisten “como gato panza arriba” y se aferran a sus viejas tradiciones sin considerar ni ofrecer alternativa alguna a lo que ya conocen.

Con frecuencia, esta situación me recuerda a la dualidad que representa Janus, uno de los dioses en la mitología romana.

Janus era representado como un dios que tenía dos caras mirando hacia ambos lados de su perfil. Janus era el dios de las puertas, el dios de los comienzos y los finales. Por eso le fue consagrado el primer mes del año (que en español pasó del latín Ianuarius a Enero). Como dios de los comienzos, se lo invocaba públicamente el primer día de enero y también se lo invocaba también al comenzar una guerra. Mientras ésta durara, las puertas de su templo permanecían siempre abiertas; cuando Roma estaba en paz, las puertas se cerraban.

Janus fue usado para simbolizar el cambio y la transición, para simbolizar la progresión de una situación a otra, de una visión y un estado…a otro nuevo. Pero quizás lo más llamativo era cómo representaba el paso del tiempo, ya que su dualidad le permitía, con una cara observar el pasado; y con la otra  prestar atención al futuro…

Actualmente me encuentro inmerso en un proyecto de cambio de la organización de una empresa manufacturera, cuyo futuro pasa indudablemente por una restructuración de todo el proceso productivo. 83 personas resultan muchas, demasiadas como para que ante la situación que afronta la empresa, todos tengan una opinión única y que además sea favorable ante los cambios que estamos llevando a cabo (que son muchos y muy variados).

En una primera impresión podría parecer hasta normal que la reacción ante dichos cambios estuviera ligada a la edad de las personas afectadas. O sea: Los más antiguos del lugar; los más reticentes a cambiar, mientras que los más jóvenes en teoría serían los más receptivos. Pues en este caso concreto, he de decir que no está siendo totalmente cierto este cliché.

La verdad es que no está siendo así, puesto que uno se “ilusiona” tremendamente cuando encuentra personas con 41 años de “experiencia” a sus espaldas, que se comportan como los mejores defensores de los cambios, mirando con esperanza un proceso del cual se sienten partícipes. Es como si “rejuvenecieran” al mirar el futuro que se les viene encima y no sólo participan, sino que hacen valer sus “galones” para alentar a los indecisos que no ven claro el objetivo final. El esfuerzo, creo que vale la pena cuando uno se lleva estas gratas “sorpresas”.

Por el contrario, qué desalentador resulta el ver como personas de mucha menos edad; en este caso directivos y mandos intermedios entre los 35 y los 45 años, se convierten en verdaderas rémoras. Es como si el dios de la guerra romano abriera la puerta de su templo con actitudes que miran al pasado, con prácticas que obstaculizan en vez de sumar, creando situaciones que deshacen las iniciativas puestas en marcha, antes incluso de comprobar si dan resultado o no.

Comparto la forma de trabajo que parte de la premisa de ofrecer una visión, un plan y sobre todo “un pasaje en el barco” a todos los miembros de la organización. Si bien, cuando la negativa es tan rotunda y tan cerrada en banda que daña la viabilidad de proyecto y de la empresa misma, quizás uno debe tomar la actitud del Sr. Lobo en Pulp Fiction cuando dice “Estoy aquí para resolver problemas” (aunque para ello haya que tomar decisiones difíciles).

En esos momentos, considero que no hemos de tener remordimientos y tomar decisiones que, aunque puedan resultar ásperas para ser tomadas desde dentro de la organización, claramente es el camino que hay que despejar para que la nueva organización se abra paso.

Sin duda todos tenemos nuestro “corazoncito”. Pero si bien ese momento de desazón no nos lo va a evitar nadie (a no ser que seamos robots), creo que ver cómo emergen nuevas figuras con sus aportaciones y ver cómo se configura el nuevo orden en la organización con personas con las que inicialmente no habíamos contado… Eso, como dice el anuncio, “Eso no tiene precio”.

Decía al principio que para cambiar “No sólo necesitamos nuevas ideas: necesitamos dejar atrás las viejas”, y quizás me atrevería a decir que incluso ir un poco más allá; necesitamos dejar atrás los prejuicios del pasado y aceptar nuestro papel para participar en el futuro, tomando parte en los procesos de cambio que se nos avecinan.

¿Mirar al pasado pero no perder de vista el futuro? Exactamente. Porque, queramos o no, nos unamos a ellos o no; con toda probabilidad los cambios se van a llevar a cabo; ya que la situación del mercado manda y no podemos mirar únicamente al pasado cuando ante nosotros se nos abre un nuevo escenario al cual hemos de llegar, aunque en ocasiones pueda faltarnos el ánimo y quizás no seamos capaces de ver con claridad cómo.

Quizás entonces no sea un mal momento para encomendarnos al custodio de la puerta, al dios de las transiciones, al patrón de los nuevos proyectos…

 

Publicado en Change Management, La Crisis y el Cambio, La figura del Interim Manager | Etiquetado , , | Deja un comentario

“180grados. Un método para cambiar y que las cosas cambien”


Mañana día 15 de Noviembre verá la luz la primera edición de la conferencia “180grados. Un método para cambiar y que las cosas cambien”

Vamos a ser nosotros mismos los qe nos saquemos de la crisis

Vamos a ser nosotros mismos los qe nos saquemos de la crisis

Esta conferencia  abre las Jornadas de Formación sobre la Gestión de la Innovación organizadas por la Asociación de empresarios Asímanises, con la financiación del Fondo Social Europeo a través del Impiva, y con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Manises.

Muchos han sido los meses que he dedicado a documentarme, a preparar, a pulir y a ensayar los contenidos de una ponencia que trata acerca de la importancia de lograr el cambio personal como parte fundamental de un cambio mayor en cualquier organización en la que nos encontremos.

Se trata de un tema que me apasiona. Como Interim Manager, la gestión de los cambios es el ADN de mi trabajo, y la parte fundamental en todo proceso de cambio son cómo conseguir que las personas crean en que éste es necesario y que pongan todas sus capacidades en línea con el proyecto. “Que te compren tu libro” decía un compañero… Pues sí, de eso se trata: de que lo compren, de que lo lean y sobre todo; que se lo crean y que se lo cuenten a sus compañeros como si lo hubieran escrito ellos.

Mucho se habla de que España es un pais con baja productividad. Quizás todos los datos apunten a este hecho. pero lo que no es menos cierto que en imaginación y en capacidad de trabajo, pocos nos superan (y esto lo he constatado trabajando mucho tiempo en empresas de otras culturas). Entonces, si podemos… ¿por qué a veces no queremos? ¿Quizás es que no sepamos, porque nadie nos ha enseñado nunca a gestionar nuestros cambios? ¿Y qué mejor momento para aprender que el momento actual?

¿Nos dormimos sobre nuestra productividad?

¿Nos dormimos sobre nuestra productividad?

Ésta y no otra es la mejor manera de mejorar la productividad. Si todos mejoramos la nestra a título personal, seguro que será más fácil mejorar la de todo el país. Pero no nos vayamos a cambiar el mundo antes de ser capaces de cambiarnos a nosotros mismos. ¿No os parece?

Esta conferencia que en breve se incorporará al Circuito Nacional, forma parte del programa de ponentes de Human Speakers, una agencia de conferenciantes española con una clara vocación de servicio a las empresas e instituciones que operan tanto en España como en Latinoamérica

Os dejo con una pequeña sinopsis del contenido:

“La adaptación a un entorno de cambio permanente se ha convertido en una necesidad para la supervivencia de los profesionales mejor preparados.

Con insistencia nos bombardean con mensajes acerca de la necesidad de cambiar y de mejorar nuestra productividad, pero muchas personas sufren una situación de colapso: Están forzadas a cambiar, pero en ocasiones no saben cómo cambiar… o carecen de las habilidades para gestionar ese cambio con garantías de que consolide, de que perdure… Si la mejora perseguida por el cambio ha de ser duradera, ésta ha de comenzar por nosotros mismos para alcanzar finalmente a toda nuestra empresa, y… ¿quizás más allá?

¿Cómo incremento mi productividad y mejoro la gestión en mi ámbito profesional sin descuidar en el personal?. ¿Cómo establezco Objetivos y Metas ambiciosas y consigo alcanzarlos? 

¿Ficción o realidad? ¿Se trata del moderno mito de “El Dorado”, o puede lograrse en realidad?

Todo esto es útil si tienes un propósito, ¿Conoces el tuyo?”

180 grados un metodo para cambiar y que las cosas cambien por Santiago Perez-Castillo
180 grados un metodo para cambiar y que las cosas cambien por Santiago Perez-Castillo
Publicado en Change Management, Conferencias, Creatividad e Innovacion, La Crisis y el Cambio, La figura del Interim Manager | Etiquetado , , , | 4 comentarios

¿Cuál es nuestra reacción ante los cambios?


¿por qué nos resirtimos al cambio?

¿por qué nos resirtimos al cambio?

“El único cambio que aceptamos es el de los pañales, y es porque no podemos protestar”, decía J.L. Trechera en su libro “La sabiduría de la tortuga”. Y eso que “con lo que llevamos en nuestros pañales” o mejor, como dicen otros “con la que está cayendo” nada resultaría más recomendable que cambiar(nos), ¿no?

Lo llevamos en los genes, esto de cambiar… no nos gusta nada. Desde nuestra más tierna infancia. Y conforme nos vamos haciendo mayores, en la mayoría de los casos es como si fuéramos perdiendo esa capacidad de adaptarnos a los nuevos escenarios; se diluye esa fuerza interior que todos tenemos de generar acciones que cambien la situación en que nos encontramos. Perdemos nuestra flexibilidad ante los cambios; nos hacemos más rígidos y nos resistimos con todas nuestras fuerzas… nos resistimos ¿siempre y ante todo?

En un post anterior (¿Resistencia contra todo y contra todos? 12 razones por las que nos resistimos al cambio), comentaba que nos gusta el cambio siempre y cuando no sea para nosotros!

En este post citaba 12 razones típicas por las que creo que nos resistimos al cambio y que vienen a reflejar lo que indican los estudios relacionados con las causas de fracaso de los proyectos de cambio: Las personas hacemos que tenga éxito o que fracase cualquier proyecto de cambio.

Una importante consultora estratégica a nivel mundial realizó un estudio en el que deseaba conocer las causas del fracaso en aquellos proyectos de cambio que no habían logrado llevar a buen término. La compañía preguntó a sus equipos de consultores y a sus clientes por las causas principales de fracaso en dichos proyectos de cambio y, la conclusión es tremendamente clara: En el 80% de los casos, “la resistencia del personal” se citó como la razón fundamental que hizo fracasar el proyecto de cambio.

El 80% es mucho. Muchísimo, como para no dedicarle tiempo, recursos y sobre todo atención y planificación a un tema del que depende el éxito de un proceso de cambio (y por ende en muchos casos el futuro de nuestra empresa)

Pero ¿le dedicamos todo el tiempo que merece, toda la atención y la planificación adecuada?, ¿Tiempo suficiente como para conseguir tener previstas necesidades, poder detallar los pasos a dar, adelantar posibles contingencias y estudiar las previsibles reacciones de las personas? Y sobre todo… ¿Le dedicamos el tiempo necesario para elaborar una buena argumentación para “enamorar” a los implicados en el cambio? ¿Le dedicamos tiempo a conseguir que también sea “su proyecto”?

Porque si no lo conseguimos, no olvidemos que seguirá siendo nuestro proyecto solamente. Y así lo verán todos, como “algo que no va con ellos”, con lo que si tiene éxito o no… ¡como que no les afecta! (o eso piensan)

Y mucho menos si por todo método, en estas situaciones disponemos sólo de argumentos tan contundentes como los del verdugo de capucha negra y su pesada hacha. Expeditivos pero intimidantes a la vez.

Y muchos nos diremos, ¡pero si lo vemos claro! Con la que está cayendo y todavía hay gente que se opone a cambiar… Pues precisamente por eso, en situaciones de incertidumbre (y la actual lo es en grado extremo) todos buscamos seguridad. Y esta se consigue con unos objetivos claros, compartidos, con la aplicación de un plan que nos permita alcanzarlos en el tiempo.

Opino que un plan que ha de tener en cuenta los tres aspectos fundamentales a la hora de tener éxito en el cambio. A saber; partimos de un Propósito y contamos con unas Personas con las que buscamos obtener unos Resultados tal y como esperamos.
Leer más

Publicado en Change Management, La Crisis y el Cambio | Etiquetado , , , | Deja un comentario

33 formas de mejorar tu productividad ¿tantas hay?


Me ha llamado la atención el post publicado por Sig T en “Historias de Bloggers con insomnio” porque está muy relacionado con una conferencia que llevo varios meses preparando y que verá la luz el próximo 15 de Noviembre en el acto organizado por una importante asociación de empresarios: “180grados: Un método para cambiar y que las cosas cambien”

180grados: Un método para cambiar y que las cosas cambien por Santiago Perez-Castillo

180grados: Un método para cambiar y que las cosas cambien por Santiago Perez-Castillo

SigT comentaba que las normas heurísticas se crearon para ayudarte a resolver problemas. Cuando un problema es demasiado grande o complejo, y se hace difícil encontrar la solución óptima, aplicar la heurística te permite avanzar poco a poco haciendo progresos hacia una solución factible, pese a que al principio no seas capaz de visualizar el recorrido completo. Su punto fuerte es que rompen la coraza de indecisión que te rodea y te obligan a actuar.

La heurística tiene muchas aplicaciones prácticas, y una de mis áreas favoritas de aplicación es la productividad personal en forma de normas de comportamiento (algunas generales, otras más situacionales) que pueden ayudarnos a hacer las cosas de forma más eficiente.

Resulta espectacular cómo alguien ha tenido la paciencia de recopilar estas 33:

  • Destruirlo. La mejor manera de librarse de un problema es eliminarlo. Si es algo que realmente no necesitas hacer, bórralo de tu lista de cosas pendientes.
  • Metas diarias. Es fácil sucumbir a las distracciones cuando no te centras. Proponte hacer ciertas cosas cada día. Haz una lista y después cúmplela.
  • Primero lo peor. Para evitar las aglomeraciones de cosas pendientes intenta enfrentarte primero a aquellas tareas que más te cuestan. Hazlo a primera hora de la mañana en vez de dejarlas para última hora del día. Esta pequeña victoria te asegurará un día productivo.
  • Horas más activas. Identifica aquellas horas en las que eres más productivo y procura programar tus actividades más importantes para esos momentos. Deja las tareas menores para los momentos en los que eres menos productivo.
  • Tiempo no común. Busca bloques de tiempo ininterrumpido en los que puedas trabajar en solitario y puedas concentrarte. Programa las horas de tiempo común para aquellas tareas que puedan ser interrumpidas, y aquellas en las que nada te interrumpa para esos proyectos en solitario que más esfuerzo requieran.
  • Mini-metas. Cuando comiences a hacer algo, ve poniéndote pequeños objetivos que alcanzar antes de dejar de trabajar. Por ejemplo, cuando estés escribiendo un libro puedes pensar en no dejar de escribir hasta haber escrito por lo menos 1000 palabras. Debes alcanzar tu objetivo a toda costa.
  • Carrera contrarreloj. Ponte un límite de tiempo para completar una tarea. No te preocupes por el esfuerzo que tengas que hacer, simplemente hazlo en el tiempo marcado. Para más información: Timeboxing.
  • Agrupa. Agrupa las tareas similares como por ejemplo las llamadas de teléfono en un mismo bloque, de esta forma te las quitarás todas de encima en una sola sesión.
  • Ave mañanera. Levántate temprano por la mañana, a las 5 por ejemplo y ponte directamente a trabajar en aquellas tareas de más importancia. Verás como a las 8 de la mañana ya has hecho más de lo que mucha gente hace en el resto del día.
  • Zona de silencio. Coge un portátil que no tenga acceso a ninguna red ni WiFi y vete a un lugar en el que puedas trabajar sin distracciones, como por ejemplo una biblioteca, un parque, una cafetería, o el patio de tu casa. Deja atrás todos los gadgets que sueles usar.
  • Tempo (Ritmo). Empieza a propósito con un ritmo calmado e intenta acelerar poco a poco. Habla más rápido. Escribe más rápido. Anda más rápido. Lee más rápido. Vete a casa antes.
  • Relájate. Reduce el estrés, haz de tu espacio de trabajo un sitio más relajante. Echa un vistazo a “10 formas de hacer tu espacio de trabajo más Relajante (en inglés)”.
  • Agendas. Proporciona agendas completas a los participantes de las reuniones por adelantado. Esto mejora mucho la eficiencia de la reunión y su centrado en el tema a tratar. Lo mismo te vale para las llamadas telefónicas.
  • Pareto. El principio de Pareto es básicamente la norma del 80/20, la cual dice que el 80% del valor de un trabajo procede del 20% del esfuerzo que se realiza en ella. Céntrate en ese 20% crítico y no te sobreesfuerces en ese 80% menos necesario.
  • Apunta y dispara. Acaba con el estancamiento comenzado a actuar inmediatamente después de proponerte una meta, aunque no tengas la acción perfectamente planeada. Siempre puedes ajustar el rumbo de la acción por el camino.
  • Hombre-reloj. Una vez que tengas toda la información necesaria para tomar una decisión, pon en marcha un cronómetro y date solo 60 segundos para tomarla. Date un minuto para pensar en ello y en todas las posibilidades, pero al final tienes que tener claro lo que vas a hacer. Una vez que tomes la decisión, empieza a actuar inmediatamente para ponerla en práctica.
  • Tiempo límite. Ponte un tiempo límite para acabar la tarea y úsalo como referencia para ver cómo avanzas.
  • Promesa. Dile a todo el mundo lo que vas a hacer, eso te ayudará a mantener lo que dijiste.
  • Puntualidad. Pase lo que pase, llega a tiempo. Procura llegar antes de tiempo.
  • Tiempo de lectura. Dedícate a leer para rellenar esos espacios de tiempo poco aprovechados en tu actividad diaria, ya sea esperando una aprobación, esperando en una cola o mientras se hace el café. Si eres un hombre puedes hasta leer mientras te afeitas (preferiblemente con una maquinilla eléctrica). Así puedes leer al menos 365 artículos más al año.
  • Resonancia. Visualiza tu objetivo como si ya lo hubieras cumplido. Hazte creer a ti mismo que ya lo has conseguido, y así poco a poco lo verás en tu vida real.
  • Unos bonitos premios. Date pequeñas recompensas por cumplir tus objetivos. Ya sea ir al cine, ir a que te den un masaje o pasar un día en el parque de atracciones.
  • Cuadrante 2. Separa las cosas verdaderamente importantes de las que simplemente son urgentes. Prepara bloques de tiempo para el cuadrante crítico de tareas, esas que son importantes pero raramente urgentes, como el ejercicio físico, escribir un libro o encontrar pareja.
  • Continuidad. Al final de tu jornada laboral, identifica todo aquello en lo que vas a tener que trabajar al día siguiente y prepara lo que necesites por adelantado. Al día siguiente empieza a trabajar en ello inmediatamente.
  • Divide y vencerás. Divide los proyectos más complejos en pequeñas partes más definidas. Concéntrate en completar una de esas partes cada vez.
  • Sé monotarea. Cuando comiences a hacer algo, no lo dejes hasta que lo hayas completado al 100%. No intercales otras cosas por enmedio. Cuando aparezcan distracciones, apártalas hasta que puedas dedicarles tiempo.
  • Aleatoriedad. Escoge una parte aleatoria de un proyecto grande y complétala. Paga una factura cualquiera. Haz una llamada de teléfono. Escribe un capítulo cualquiera de tu libro.
  • Completamente mal. Enfréntate al perfeccionismo haciendo una de tus cosas pendientes de la forma más horrible que puedas, sabiendo que no vas a compartirlo nunca con nadie. Escribe un post en tu blog hablando de lo salada que está la sal, diseña una web completamente infuncional, o crea un plan de negocios que te lleve a la ruina segura en menos de un año. Tras haber hecho algo tan sumamente mal, es difícil hacerlo peor.
  • 30 Días. Busca un nuevo hábito que pueda favorecerte y mantenlo durante 30 días. Es mucho más fácil alcanzar una meta temporal que una permanente. Echa un vistazo a “30 Días para el éxito (en inglés)” para más detalles.
  • Delega. Convence a alguien para que lo haga por ti.
  • Referencias cruzadas. Apúntate a clases de artes marciales, comienza un blog o únete a un grupo de autoayuda. Muchas veces encontrarás ideas en un campo que te ayudarán a mejorar tu rendimiento en otro.
  • Intuición. Haz caso a tu instinto. Seguramente está en lo cierto.
  • Optimización. Identifica esos procesos que utilizas más a menudo y escríbelos paso a paso. Reordénalos en el papel para mejorar su eficacia. Ahora implementa esas mejores y analiza los nuevos resultados. A veces no nos damos cuenta de lo que pasa hasta que lo analizamos concienzudamente.

No está mal, no?

Publicado en Change Management, Conferencias, Time Management | Etiquetado , , | 1 Comentario

Talent 2012: Una Feria para tomarle el pulso al Mercado Laboral


Una feria para tomarle el pulso al mercado laboral

Una feria para tomarle el pulso al mercado laboral

Talent nace como un Salón Internacional para el desarrollo y la proyección profesional e incide de pleno en un tema de máximo interés en este momento: El empleo, el principal problema para más del 80% de los españoles según las últimas encuestas del CIS

Es por ello que Talent nace con el ambicioso objetivo de integrar a los tres actores fundamentales en el mercado laboral:

 Los Centros formativos,

 los Profesionales y

 las Empresas

con idea de que el Certamen se posicione como el foro para “Tomarle el pulso al mercado laboral”. Orientación que en la coyuntura actual, mucha gente agradecerá.

Leer más

Publicado en La figura del Interim Manager, Nuevas Estrategias empresariales | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Nueva edición de la Conferencia y Taller práctico sobre el “Uso de Redes Sociales Profesionales en las empresas”


Los próximos 8 y 9 de Noviembre impartiremos la 5ª edición del curso “LinkedIn, innovar mediante el desarrollo del capital relacional en la comercialización de productos y servicios” en Fundacion Valenciaport en la Autoridad Portuaria de Valencia

El título de la conferencia que será impartida por Santiago Pérez-Castillo, Interim Manager en activo; refleja la inquietud y la necesidad de muchos profesionales y empresas, que desean disponer de los conocimientos y herramientas para aprovechar las importantes ventajas de desarrollar y rentabilizar uno de los activos más importantes en el mundo profesional actual: El capital relacional.

En un entorno empresarial cada vez más indiferenciado y competitivo, la eficaz gestión de contactos y la creación de una sólida marca que permita diferenciar nuestros productos y/o servicios puede marcar la diferencia entre el éxito personal y profesional o el fracaso debido al anonimato en el mercado. La conferencia tendrá como eje central el desarrollo de una marca-empresa y su difusión en círculos de confianza con el fin de obtener y gestionar un prestigio que genere beneficios. Para ello se empleará como medio el entorno LinkedIn, una de las redes sociales profesionales más extendidas actualmente, y sobre ella se comentarán diversos ejemplos viendo los resultados de una exitosa implementación a nivel empresarial.

El objetivo de divulgar esta estrategia y su implementación empleando plataforma de Redes Sociales es “sensibilizar sobre la importancia que tiene en estos momentos para el éxito empresarial el binomio marca profesional-redes sociales profesionales“. Se trata de un concepto que se aplica especialmente a aquellos profesionales liberales y empresas que por su tamaño o por su trayectoria no han empleado los medios que las nuevas tecnologías les ofrecen para desarrollar y posicionar su marca en aquellos foros que les permitirán ganar notoriedad e incrementar su volumen de negocio

Para más información e inscripciones

Publicado en Conferencias, Los nuevos entornos Digitales | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

¿Verdad que nos gustaría “pescar” en una piscifactoría de clientes?


Recuerdo que de pequeño mi padre nos llevó a pasar un fin de semana en un precioso hotel rural llamado El Hostal de la trucha” en Villarluengo. Cuando uno es pequeño, esto de andar río arriba y río abajo con la caña… y encima no pescar nada… vamos, como que no es el fin de semana ideal para un niño de 8 años.

Supongo que mi padre llegó a cansarse tanto de mis protestas, que en un momento dado, tomó la decisión de remontar río arriba hasta la cabecera del valle. Ante mi asombro, en ese lugar lo que encontramos fue una pequeña presa en la que desembocaba una pequeña instalación con las compuertas de una piscifactoría. Allí es donde periódicamente, la piscifactoría “liberaba” algunas de las truchas que contenía y con ello ayudaba a repoblar el río y a mantener el ánimo de los “aficionados” a la pesca como yo.

Nunca sabré si realmente el acercarme a ese lugar ayudó o no, pero la verdad es que allí pesqué mi primera trucha y eso de comer tu propio pescado por la noche, a tan tierna edad siempre quizás hizo que se me quedara grabado en la memoria. Eso, y la “irresistible” idea de pescar “dentro” de la piscifactoría. Cosa que naturalmente nadie me dejó. Aunque en mi ánimo interior siempre pensé que eso hubiera sido lo más fácil, ¿no? ¿Para qué pasear tanto si sabemos dónde están todas las truchas juntas?

Con el paso de los años, uno va teniendo sus experiencias en el mundo empresarial, y como siempre soy de la opinión de que “no hay ninguna empresa que sobreviva sin clientes” siempre comparo esta anécdota con conseguir encontrar un sitio, un patrón de comportamiento, un segmento en el mercado que me permitiera “pescar en la piscifactoría” y no tener que ir buscando, dedicando tanto tiempo a clientes que no terminan en éxito. Pero la pregunta, en esencia siempre es la misma: ¿dónde están los clientes y cómo los reconozco?

En su momento conocí y me desde entonces me ha atraído enormemente el concepto de la ya famosa Estrategia de los Océanos Azules (Blue Ocean Strategy), desarrollada por W. Chan Kim y Renee Mauborgne. En esta estrategia, los autores mediante unos excelentes y ampliamente difundidos ejemplos (Wii, Cirque du Soleil…) exponen su tesis de que una empresa puede conseguir ser ganadora ampliando los horizontes del mercado y generando valor a través de nuevas formas de hacer y entender el negocio (creando océanos azules donde la competencia sea menos feroz, al menos durante un tiempo).

La verdad es que suena fantástico, casi idílico. Y mucho más en el momento actual, en el que pocas empresas ven la luz y algunas de las que ven la luz al final del túnel… la apagarían para ahorrar costes!

Pero la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez es… ¿y por dónde empiezo?

Leer más

Publicado en Creatividad e Innovacion, Los nuevos entornos Digitales | Etiquetado , , , , | 2 comentarios